martes, 20 de febrero de 2018

En guerra

La foto está tomada en Hendaya

Mientras surgen nuevas ideas voy echando mano de historias que tenía aparcadas por el ordenador.

El líder que sabe qué decir, cómo y cuándo; la arrogancia juvenil, el apoyo enfervorecido de las masas, el amor a una bandera, el sentimiento de creerse superior. El enemigo.

Otros líderes, otras banderas, la misma agitación jovial, idéntico orgullo. La disputa que confronta egos con gritos, llantos y sangre. La muerte que acompaña a cualquier guerra.

Chapas, en forma de medallas, engarzadas a trapos de colores que cubren ataúdes. Acuerdos ficticios, negocios empresariales, puros, copas; la paz. Su dinero en paraísos fiscales, las tertulias repletas de expresiones huecas que recuerdan a aquellos jóvenes que murieron defendiendo sus ideas.

martes, 6 de febrero de 2018

Animales racionales

En esta ocasión la modelo es de casa. Gracias Lía por el posado ;)
Esta fue mi aportación a la propuesta semanal de "El Bic Naranja". Esta vez se trataba de escribir autoficción "seréis los protagonistas de vuestro relato y podéis hacer y deshacer la realidad a vuestro gusto, siempre que algo sea cierto, aunque, por supuesto, no queremos saber qué"

De forma rutinaria salimos juntos cuatro veces al día. Y mientras que la perra satisface sus necesidades fisiológicas, yo marco territorio olisqueando con descaro a las vecinas y me enzarzo con los dueños de otros perros. Para seguir las costumbres, siempre que puedo, me alivio junto a la puerta de mi vecino, ese sinvergüenza que me llama maleducado en las reuniones de la comunidad. Es entonces cuando la perra tira de mí y volvemos a casa a la carrera. Estoy seguro de que la desagradecida está deseando que mañana sea yo el que lleve el bozal y la correa. 


martes, 30 de enero de 2018

Persuasivo


Al conocernos aseguró que me querría para siempre y meses después afirmó ante Dios quererme y respetarme todos los días de mi vida. Nuestro matrimonio maduró con un sinfín de promesas que yo creí, pero él incumplió; la última no volver a pegarme cuando quise denunciarlo a la Policía. Ante la Biblia juró ser inocente al ser juzgado por asesinato y también le creyeron. Desde entonces me manifiesto a diario, con el cuchillo hundido en el pecho, para recordarle sus actos. El nunca creyó en fantasmas, pero ha denunciado en comisaría mis apariciones. Ayer lo encerraron en el psiquiátrico.

martes, 16 de enero de 2018

El protocolo

La foto está tomada en la Sacramental de Santa María (Madrid)

Pestañeó dos veces para decir que sí, después levantó el índice de la mano derecha y a continuación repitió el gesto con el de la izquierda. Atónitos, los forenses suspendieron la autopsia. La mujer recibió aviso y, sin poder aguantar las lágrimas, acudió de inmediato convencida de ser víctima de una broma pesada. Ya en la morgue los médicos pidieron al difunto una muestra de vida y éste levantó el dedo corazón de la mano derecha dirigiéndolo hacia ella. Fue suficiente. Su esposa autorizó a los forenses a seguir con el protocolo habitual para estos casos. Ayer lo enterraron.

viernes, 12 de enero de 2018

Eutanasia

La foto está tomada en el Hospital Clínico San Carlos (Madrid)

El aroma a sal marina, el sol en la cara, los amigos, las risas, la pajita alargada con la que sorbe el mojito, el mar, las rocas puntiagudas, el sentirse vivo, el último salto, la zambullida inacabada, las ambulancias, el silencio que conduce a la muerte en vida. 

El hedor a productos químicos, el fluorescente siempre encendido, la soledad, el llanto, la pajita alargada con la que se alimenta, el hospital, las paredes asépticas, el sentirse una cabeza viva en un cuerpo muerto, el último sorbo, las sacudidas liberadoras, las ambulancias, el silencio que por fin le permite descansar.

viernes, 5 de enero de 2018

El silencio de la pregonera


En cuanto un camión asome por la avenida aparecerá la pregonera dispuesta a pactar la tarifa con el transportista. Después tomará la trompetilla para desgañitarse con su cantinela: "Quien quiera comprar fruta de todas las clases, que vaya a la plaza". Tras vocear la mercancía por todo el pueblo, regresará a casa. Ahí ya no gritará, aunque es donde debería hacerlo. Preferirá callar. Cómo contar lo de la botella de vino cosida a la boca del marido; cómo afrontar lo del hijo y los cincuentones de la capital; cómo superar el embarazo, de padre desconocido, que oculta su hija.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Viaje extraordinario

La foto está tomada en la estación de Atocha

Deja atrás el semáforo, cruza el paso de cebra y entra en la estación, justo a tiempo de tomar el tren. Cuando el Cercanías arranca observa cómo el maquinista abandona la cabina, una mujer es engullida por una papelera, el martillo de emergencia golpea a un viajero, los luminosos vomitan insultos y la megafonía suena en un idioma ininteligible. Él piensa que es lo único normal del vagón hasta que siente que algunos viajeros lo observan. Al notar cómo su cuerpo cambia de color desciende en la primera parada. A la carrera busca un semáforo donde situarse de nuevo.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Estío siberiano

Esta es mi aportación semanal a los viernes creativos de Ana Vidal para "El bic naranja". En este caso había que inspirarse en esta imagen de Oymyakon, el lugar más frío del mundo.


Cambió su forma de hablar limitándose a sustantivos y verbos. Mientras que su cuerpo se robustecía, su metro ochenta menguó veinte centímetros, el rostro ensanchó y los pómulos se hicieron más prominentes. Una mata negra, recia, espesa y ondulada terminó con la calvicie y su nariz chata se volvió aguileña. Vivía en Montoro, la localidad española más calurosa, pero estaba mutando a esquimal. Incluso decían que cazaba con arcos y arpones para alimentarse y que su vivienda estaba transformándose en un iglú. Nadie sabía que cuando ella dio el último portazo, un invierno siberiano se acomodó en su casa.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Esquivo

Mientras vuelven las ideas, para no tener abandonado el blog, voy a ir colgando historias que tenía aparcadas por el ordenador.


Al salir del metro toma la avenida y esquiva a las rumanas que suplican ayuda para unos sordomudos inexistentes. Esquiva la suerte millonaria que le ofrece el vendedor de la ONCE y a las chicas con chaleco de Acnur buscan nuevos socios. Esquiva los acordes que salen de la flauta del músico callejero y a la estatua humana que se planta frente a él. Al final del bulevar observa a su ex acercarse y cruza la calle corriendo para esquivar su mirada de desprecio. En su entierro contaron que en el colegio siempre esquivó las charlas de seguridad vial.

martes, 21 de noviembre de 2017

Los soldaditos


Estaba siempre sentado, como parte del paisaje, frente a mi trabajo. Le acompañaban su don Simón y unos soldaditos de plomo que hipnotizaban a los transeúntes y que jamás dejaba tocarlos. Decía que daban mal fario y no quería pasárselo a nadie. Ayer le vi tumbado, sangraba por el pecho. Con reparo me he acercado, estaba muerto. En un impulso irrefrenable he cogido los soldados. Tras limpiarlos los he puesto en una vitrina. Anoche mi mujer me abandonó; hoy me han despedido, y el coche ha gripado. Al entrar en casa los soldaditos aguardaban formados, apuntándome con sus fusiles.